¿En qué consiste el impuesto de sucesiones?

¿En qué consiste el impuesto de sucesiones?

El impuesto de sucesiones es un tributo, un impuesto que se paga cuando las personas físicas se traspasan bienes. Se conoce también como sucesiones y donaciones y se aplica en ambos casos.

En este caso, debes saber que es quien recibe ese bien, herencia o donación quien debe pagar dicho impuesto. Aunque cada caso tiene su literatura. Veamos qué debes saber si te encuentras ante esta situación.

El impuesto de sucesiones y sus supuestos

En el impuesto de sucesiones puede haber muchos supuestos diferentes. Por ejemplo, tras morir alguien podría no haber testamento o que no se recogieran en él todos los bienes.

También es posible que tuviera o no herederos. Pero cada una de las combinaciones dará como resultado una opción diferente. El impuesto de sucesiones afecta a las personas que sí heredan un bien.

Cuando alguna persona lega una propiedad a otra tras su muerte, la segunda deberá pagar por recibir tal regalo. Y esa es en esencia la finalidad de este tributo; si tu patrimonio aumenta por una donación, pagas.

Ese incremento patrimonial incluiría viviendas o terrenos, pero también dinero por seguros. Y los herederos naturales, por este orden, serían:

  1. Sus hijos del difunto y sus descendientes.
  2. Su cónyuge (mujer o marido), aunque no en todos los casos.
  3. Sus ascendientes, como los padres del difunto (cuando no hubiera hijos).
  4. Sus hermanos u otros parientes.
  5. En última instancia el Estado.

Cuidado porque hay muchos supuestos que afectan a este orden. Como el formato en el que una pareja contrae matrimonio. Es decir, si están en bienes gananciales o tienen un acuerdo anterior.

Y se trata de un tributo que cada Comunidad regula de forma independiente. Aunque siempre será directamente proporcional al valor económico percibido.

¿Qué otros plazos y fórmulas tiene en cuenta el impuesto de sucesiones?

En general, hay un plazo de hasta seis meses para abonar el impuesto de sucesiones. Y este periodo se cuenta desde la muerte del individuo que genera la herencia.

Imagino que sabrás que, cuando heredas, debes aceptar o rechazar “el lote” completo. Lo que significa que no puedes quedarte solo las cosas que te apetecen.

O, lo que sería más ventajoso, aceptar solo los beneficios y rechazar las deudas. Eso se llama aceptar a beneficio de inventario. Podría darse el caso de que la herencia, una vivienda, tuviera deudas que deberías asumir.

Otra opción es que, por ejemplo, tres hermanos recibieran la casa familiar tras la muerte de los padres. Y, aunque los hermanos quisieran vender dicha casa, primero tendrían que pagar para disponer de ella.

Una vez satisfecho el impuesto de sucesiones se podría poner la casa en venta. Es por eso que es importante saber qué es lo que implica la donación. Consulta con un especialista antes de tomar cualquier decisión.

Los impuestos ante donaciones

La diferencia principal entre sucesión y donación es que esta última tiene lugar en vida. Una donación es un regalo que alguien concede a otra persona o personas cuando todavía sigue vivo.

De esta forma son también las Comunidades Autónomas las que regulan este impuesto. Lo que significa que cada una de ellas tiene requisitos y porcentajes diferentes sobre el mismo.

Ya sea una donación en metálico o no, ésta tendrá un valor monetario. Sobre ese valor se aplicaría el impuesto a pagar. Un pago que oscilará entre un 7 y un 34 % del valor del bien recibido. A mayor valor mayor porcentaje.

En el caso anterior, cuando se trata de impuesto de sucesiones, también se aplicarían los mismos porcentajes. Regulados de forma interna por la Comunidad en la que se produce.

Aquí la excepción sería si la donación se realiza a una ONG. Porque en esos casos existe opciones para desgravar en la renta un porcentaje de lo donado.

Existen reducciones sobre estos impuestos

Hay opciones dispares para conseguir reducciones sobre estos impuestos. Y en este caso prevalecerían las excepciones emitidas por el Estado frente a las de cada Comunidad. Curioso.

Habrás podido comprobar que es un tema complejo y con muchas excepciones. Es por eso que no deberías desanimarte antes de hora. Podrías tener opciones de reducir el impuesto.

Por otro lado, se trata de leyes que sufren cambios con relativa frecuencia. Además de emitirse modificaciones con distintas repercusiones para cada individuo. Por eso es importante que estudies tu caso con detenimiento.

Y no dudes en contratar un asesor que te exponga con detalle todas las opciones a tu alcance. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, hay un programa de ayudas para liquidar estos pagos.

El impuesto de sucesiones es solo un trámite por el que hay que pasar tras recibir un dinero o bien. Ya sea por donación, regalo o herencia. Y si te surge cualquier duda podemos ayudarte a arrojar más luz en tu caso concreto.

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Requerido

Tu nombre
Dirección de email (no se hace pública)
¿Qué experiencia has tenido con nosotros?
rating fields

Descárgate GRATIS nuestra guía

HOLA

Te encuentras en unos de estos casos. 

Vende tu casa y gana hasta un 14% más con nosotros

Te llamamos sin compromiso (y sin atosigarte, tranquil@)